Regresar

Warning: Undefined variable $var_ca82733491623ed9ca5b46aa68429a45 in /home/adminms/public_html/wp-content/themes/eduma/header.php on line 143

¿Amor o Dependencia?

Creemos que el Drama en las relaciones es “normal” porque lo vemos en las novelas y en los noticieros pero un vínculo sano, no tiene nada que ver con eso. Podemos tener diferencias y desencuentros pero dentro de los límites coherentes. Cuando los tiempos de conflictos son más extensos que los de placer, tenemos que prestar atención.

Las parejas nos tocan fibras muy íntimas, que si no hemos trabajado nuestro interior, afloran de manera intempestiva y, muchas veces, no entendemos por qué y no sabemos cómo manejarlo. Por eso es tan importante hacer trabajos internos para sanar las heridas de la infancia para no ir por el mundo buscando parejas que cubran aquellas necesidades no cubiertas ya que será en vano.

Nadie podrá llenar tus huecos, tus vacíos existenciales, hacerte feliz y darte seguridad. Eso es una fantasía que nos vendieron pero que jamás se cumple, simplemente porque es imposible que exista alguien sobre la faz de la tierra que pueda satisfacer todos nuestros deseos y necesidades.

Características de las relaciones dependientes

Son inestables, destructivas y marcadas por un fuerte desequilibrio, donde el dependiente se somete, idealiza y magnifica al otro. Esta situación afecta de forma negativa a su autoestima y a su salud física y/o mental. Pese al malestar y al sufrimiento que la relación les cause se siente incapaz de dejarla.

Tiene intenso miedo a la soledad y pánico a la ruptura, la cual en caso de producirse, conduce a la vivencia del síndrome de abstinencia: con intensos deseos de retomar la relación pese a lo dolorosa que haya sido, pensamientos obsesivos, y síntomas de ansiedad y depresión, los cuales desaparecen de forma inmediata en caso de reanudarse la relación o comenzar una nueva que sustituya la anterior.

Los dependientes emocionales tienen una necesidad excesiva de afecto y de ser queridos y tratarán de conseguir este afecto a lo largo de sus diferentes relaciones de pareja. Muestran una clara resistencia a perder la fuente de seguridad y afecto que constituye su pareja. Son frecuentes las distorsiones cognitivas como el autoengaño y la negación de información que le proporciona su entorno.

Características del dependiente emocional

Baja autoestima: La cual se ve deteriorada en la relación de pareja.

Miedo a la soledad: Les produce incomodidad, malestar e incluso ansiedad. No conciben la vida sin alguien a su lado. No les gusta la idea de estar a solas consigo mismos.

Estado de ánimo disfórico: Sujeto al transcurso de la relación de pareja. Los trastornos más prevalecientes, son la ansiedad y la depresión. Sentimientos negativos como culpa, preocupaciones y sensación de vacío que solo pueden llenar con la presencia de su pareja.

Lugar prioritario de la relación: Anteponen su pareja al resto de familiares, amigos, obligaciones, etc. Dedican su tiempo, esfuerzo e incluso pensamientos a la pareja, la cual es el centro de importancia, descuidando otros aspectos de su vida.

Necesidad de acceso continuo al compañero: Que se puede traducir en urgencia por ver a la pareja o deseos de saber de ella, a través de llamadas telefónicas, correos, etc. Para el dependiente lo ideal sería pasar el mayor tiempo posible con su pareja. Esta necesidad de acceso tan voraz del dependiente puede resultar agobiante e incómoda para su pareja.

Autoanuluación: Renuncian a ser ellos mismos, con el fin de agradar a su pareja. Pueden llegar incluso a aceptar realizar determinados actos que les parezcan denigrantes, o no les reporten ninguna satisfacción.

Deseos de exclusividad: El dependiente deseará una exclusividad recíproca, donde el centro de la vida del otro sea él. No dudan en aislarse del resto del mundo para pasar más tiempo con su pareja.

Necesidad de agradar: No solo a su entorno cercano, sino también a los desconocidos. Les preocupan las críticas y el rechazo del resto. Llevan a cabo comprobaciones para asegurarse que los demás les acepten.

Déficit de habilidades sociales: No tienen un adecuado desarrollo de la asertividad. Sus conversaciones giran en torno al monotema que constituye su relación de pareja.

Como saber si estás en una relación tóxica

  • Te da miedo o preocupación expresarte libremente
  • Si lo pudieras poner en una balanza, pasas más tiempo sintiendo ansiedad o tristeza que felicidad y paz.
  • Desconfías de tu pareja
  • Tus estados de ánimo dependen de cómo esté tu relación
  • Tienes momentos de inmensa rabia o desesperación
  • Eres abusado-a verbal, sexual o físicamente
  • Sientes que das más de lo que recibes

Por último no hay que olvidar que la dependencia emocional constituye un problema, que impide a la persona abandonar una relación dañina y seguir con su vida. Lo que subyace a su “te quiero” es en realidad un “te necesito”. La persona pierde el control de la situación, y cual adicto con su droga, piensa que si se lo propone puede dejar a su pareja. Pero a la hora de la verdad, permanecen pasivos e impotentes, resultándoles casi imposible. Todo esto tiene que pasar por un proceso de duelo en el que la persona tiene que reconocer que es dependiente emocional de su pareja y acudir a un profesional para tratar esta dependencia ya que obviamente no es bueno. Este es un problema psicológico ya que buscan en la pareja algo que les falta en su vida, algo que tal vez no encuentran en ellos mismos, pero no lo encuentran no porque no lo tengan sino que no se conocen a ellos mismos realmente.

Reflexiona sobre estas preguntas:

¿Qué cosas tenía la otra persona que te perjudicaban?

¿Qué has hecho tú por el otro que a ti te hacía daño?

¿Has dejado de lado amistades, familia, actividades, hobbies, estudios, desarrollo personal, etc..?

¿Te han tratado con el respeto que te mereces?

¿Has hecho cosas que no están bien para no perderle?

¿Cómo ha sido tu estado emocional?

¿Sientes que has mendigado amor o afecto y has ido muy insistente detrás?

¿Has aguantado muchas cosas negativas con tal de no perderle?

Es importante que hagas consciente el sufrimiento que has tenido por ser una persona dependiente. Piensa en todo lo negativo que te ha traído esa relación, de esta manera reforzarás tus ganas de cambiar y de eliminar la dependencia emocional.

Cómo salir de la Dependencia emocional

Los pasos son sencillos, pero no fáciles. Todos son igualmente importantes y aparecen en la lista en el orden cronológico más típico.

  1.  Busca ayuda
  2. Haz que su recuperación sea la prioridad absoluta en tu vida
  3. Busca un grupo de apoyo integrado por pares que te entiendan
  4. Desarrolla tu lado espiritual mediante la práctica diaria
  5. Deja de manejar y controlar a los demás
  6. Aprende a “no engancharse” en los juegos
  7. Enfrenta con coraje tus propios problemas y defectos
  8. Cultiva lo que necesites desarrollar en ti misma
  9. Vuélvete “egoísta”
  10. Comparte con otros lo que has experimentado o aprehendido.

Si te sentiste identificado/a con esta nota, lee el libro citado abajo y busca ayuda profesional. Las actividades de Unidad Total pueden ayudarte a desarrollar algunos aspectos, como el espiritual y el crecimiento personal. Hay mucho por hacer, mucho camino por recorrer pero te aseguro que es posible.

Marcela Sejas

Fuente. Las mujeres que aman demasiado de Robin Norwood

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *