Regresar

Warning: Undefined variable $var_ca82733491623ed9ca5b46aa68429a45 in /home/adminms/public_html/wp-content/themes/eduma/header.php on line 143

Flores de Bach

Bach creía que la enfermedad era el resultado de un conflicto entre los propósitos del alma y las acciones de la personalidad.
Las flores de Bach muestran su valor porque no solo sirven para resolver el problema emocional, sino también la causa emocional de la enfermedad. Mientras algunas terapias pueden simplemente aliviar los síntomas, las flores de Bach resuelven su verdadero origen. No por esto debe de dejar de tratarse la enfermedad a nivel físico, pero si no se resuelve el problema emocional, es muy probable que con el paso del tiempo el problema físico vuelva a aparecer.

Las Flores de Bach son una serie de esencias naturales utilizadas para tratar diversas situaciones emocionales, como miedos, soledad, desesperación, estrés, depresión y obsesiones. Fueron descubiertas por Edward Bach entre los años 1926 y 1934.
El Dr. Bach era un gran investigador, además de médico y homeópata. Experimentó con diversas flores silvestres nativas de la región de Gales, en Gran Bretaña, de donde él era originario, hasta encontrar 38 remedios naturales, cada uno con propiedades curativas para distintos problemas emocionales. A estas 38 flores se les llaman Flores de Bach.
Su teoría era que las enfermedades físicas tienen un origen emocional, y que si los conflictos emocionales subsisten por mucho tiempo, la enfermedad del cuerpo empieza a aparecer, Sin embargo, al restaurar el equilibrio emocional se resuelve la enfermedad física. Fue de esta forma que desarrolló la Terapia de las emociones.
Después de más de 70 años, las Flores de Bach han sido probadas como un magnífico sistema para tratar los problemas físicos, mentales y emocionales de los seres vivos.
El método curativo del Dr. Bach se basa en el hecho de que la enfermedad no sólo es el resultado de trastornos corporales sino que tiene su origen en sentimientos y actitudes negativas que bloquean nuestra energía vital.

Las Flores de Bach, también llamadas remedios florales de Bach o esencias florales de Bach, es la denominación genérica y comercial de un conjunto de preparados artesanales a base de soluciones de brandy y agua que contienen diluciones extremas de material floral de diversas especies vegetales silvestres o naturalizadas de la región de Gales y la Inglaterra contigua1​ desarrolladas por Edward Bach, un homeópata inglés, en la década de 1930. Bach afirmaba que el rocío que se encuentra en los pétalos de las flores conserva las propiedades curativas imaginadas de esa planta.2​
Las revisiones sistemáticas de los ensayos clínicos sobre los remedios florales de Bach han encontrado que estos no tienen mayor eficacia que un placebo.3​4​5​ Al no contar con principios farmacológicamente activos más allá del alcohol que forma parte de la dilución, y por lo tanto, no poseer acción biológica o fisiológica alguna (como lo demuestran varios ensayos clínicos)6​7​8​9​10​11​12​13​ no pueden ser considerados medicamentos.

Descripción
El nombre genérico «flores de Bach» o «remedios florales de Bach» hace referencia a su creador, Edward Bach (1886-1936), un médico y homeópata inglés que inventó estos 38 preparados y desarrolló su utilización en una modalidad terapéutica conocida mayormente como flores de Bach.14​
Las soluciones de los remedios florales de Bach que contienen una mezcla 50:50 de agua y brandy, se denominan tintura madre.15​ Los remedios florales en las soluciones que se venden en las tiendas son diluciones de tinturas madre en otro líquido. La mayoría de las veces el líquido que se utiliza es alcohol, por lo que el nivel de alcohol por volumen en la mayoría de los remedios de Bach está entre el 25% y el 40%.16​
Las soluciones no tienen el olor o sabor característico de las plantas que les dan origen debido al alto nivel de dilución. El proceso de dilución es tal, que da como resultado la probabilidad estadística de que quede poco más de una molécula por dosis. Los proponentes afirman que los remedios contienen la naturaleza ” energética” o “vibratoria” de la flor y que esta puede transmitirse al usuario.3​ Algunos describen las soluciones como medicinas vibratorias, lo que implica que se basan en el concepto pseudocientífico de la memoria del agua.17​
A menudo se etiquetan como homeopáticos porque algunos principios usados por Bach están derivados de la homeopatía y ambos productos están extremadamente diluidos en agua, pero no siguen otros principios de la homeopatía como la ley de los similares.5​
Los remedios generalmente se toman por vía oral. Cada solución se usa sola o junto con otras soluciones, y los defensores dicen que cada flor imparte cualidades específicas.
El producto de solución más conocido es la combinación llamada Remedio de Rescate, (Rescue Remedy)18​ que contiene la misma cantidad de remedios de rosa de roca, impatiens, clemátide, estrella de Belén y ciruela cereza. Rescue Remedy es una marca comercial y otras compañías producen la misma fórmula con otros nombres, como por ejemplo “Remedio de cinco flores” (Five Flower Remedy).19​
Fundamentos

Bach creía que la enfermedad era el resultado de un conflicto entre los propósitos del alma y las acciones y la perspectivas de la personalidad. Esta guerra interna, según Bach, conduce a estados de ánimo negativos y al “bloqueo de energía”, que él creía causa una “falta de armonía”, lo que a su vez conduce a enfermedades físicas.20​21​
Bach derivaba sus soluciones de forma intuitiva22​ y basándose en lo que él percibía como conexiones psíquicas con las plantas, en lugar de utilizar investigaciones basadas en el método científicos.23​ Si Bach sentía una emoción negativa, colocaba su mano sobre diferentes plantas, y si una aliviaba la emoción, le atribuía el poder de curar ese problema emocional a esa planta. Imaginaba que la luz del sol de la mañana que pasa a través de las gotas de rocío en los pétalos de las flores transfiere el poder curativo de la flor al agua,24​ por lo que recogía las gotas de rocío de las plantas y conservaba el rocío con una cantidad igual de brandy para producir una “tintura madre” que sería diluida antes de su uso.25​
Más tarde, descubrió que la cantidad de rocío que podía recolectar no era suficiente, por lo que suspendía flores en agua de manantial y dejaba que los rayos del sol las atravesaran. Si esto no era práctico debido a la falta de luz solar u otras razones, escribió que las flores pueden hervirse. El resultado de este proceso es lo que Bach denominó la “tintura madre”, que luego se diluye antes de la venta o uso.26​
Bach estaba satisfecho con el método, por su sencillez y porque implicaba un proceso de combinación de los cuatro elementos lo que explicaba de la siguiente manera:
“La tierra para nutrir la planta, el aire del que se alimenta, el sol o el fuego para que pueda impartir su poder y el agua para recolectar y enriquecerse con su benéfica curación magnética.”27​
Al momento de su muerte en 1936 con 50 años de edad, Bach había creado un sistema de 38 remedios florales diferentes junto con sus correspondientes teorías de dolencias.28​
Las Flores de Bach y el origen de la enfermedad
Uno de los aspectos más notable de la terapia floral de Bach es la búsqueda y el tratamiento del origen verdadero de la enfermedad. Cuando nos enfermamos, normalmente buscamos un remedio rápido y eficaz para sentirnos mejor, pero casi nunca nos ponemos a pensar en el verdadero origen de esta enfermedad. Por ejemplo, si nos da gripe, normalmente lo asociamos con algo externo, como lo es el virus de la gripe o el que nos hayamos mojado, tomado una nieve o salido a la calle una noche en que hacía frío. Estos factores pueden ayudar a que nos enfermemos, pero no siempre que nos mojamos o convivimos con una persona con gripa nos enfermamos, así que debe de haber otro factor, y ése es el factor emocional.
Cada vez son más las investigaciones que comprueban lo establecido por el Dr. Bach: las emociones tienen un efecto profundo en nuestra salud. No solo afectan al sistema inmunológico, sino que crean predisposiciones a muchas enfermedades. Prácticamente a cada enfermedad se le ha asociado una emoción negativa.
Por ejemplo, emociones como el odio, la envidia y el resentimiento están relacionados con enfermedades como el cáncer y la diabetes. Las enfermedades de la piel se relacionan con la falta de autoestima. Siempre que hay cambios en el estilo de vida hay tensión emocional, lo cual debilita el sistema inmunológico, que a su vez propicia el desarrollo de enfermedades.
Es allí donde las flores de Bach muestran su valor. No solo sirven para resolver el problema emocional, sino también la causa emocional de la enfermedad. Mientras algunas terapias pueden simplemente aliviar los síntomas, las flores de Bach resuelven su verdadero origen. No por esto debe de dejar de tratarse la enfermedad a nivel físico, pero si no se resuelve el problema emocional, es muy probable que con el paso del tiempo el problema físico vuelva a aparecer.
Una vez que entendemos que las enfermedades tienen su origen en las emociones, podemos analizarnos a nosotros mismos hasta encontrar cuales fueron las emociones que provocaron la enfermedad. Por ejemplo, si tenemos gripe, podemos recorrer las emociones y experiencias del pasado que nos han llevado a esta enfermedad. Puede ser una simple tensión emocional pasajera, por aspectos familiares, escolares, o de trabajo, pero lo suficientemente poderosa como para debilitarnos lo suficiente para que la enfermedad física se presente. Una vez que tomamos conciencia de ello, es más fácil y rápido superar la enfermedad.
De esta forma, podemos entender a las enfermedades no como castigos o errores, sino como oportunidades para superarnos emocionalmente. Lo más deseable es que continuamente nos analicemos para conocernos a nosotros mismos, superando así nuestras limitaciones y alzando una mejoría personal. Pero si no nos autoanalizamos, entonces aparece la enfermedad, como si nuestro yo interno nos dijera: “¡Oye, me estás descuidando!”
Ahora, no siempre es fácil identificar esas emociones, y mucho menos superarlas. Entonces usamos las flores de Bach, ofreciendo al cuerpo un estímulo adicional para superar nuestros miedos, resentimientos y traumas, por ejemplo.
Quiénes pueden tomarlas?
Las Flores de Bach son aptas para todo el mundo y se pueden tomar a cualquier edad. Desde las embarazadas, los recién nacidos, hasta los ancianos, incluso dan muy buenos resultados en animales y plantas.
No tienen efectos secundarios ni están contraindicadas para ninguna persona o padecimiento. Incluso pueden tomarse junto con otros medicamentos y terapias.
Cómo te pueden ayudar?
El objetivo Básicamente es devolver el equilibrio al sistema y reestablecer la armonía.
Cómo consigo las flores?
Con el detalle de la fórmula que armamos en la sesión, puedes ir a la farmacia y encargarlas o comprar las tinturas madre y hacerlas en casa. El modo de preparación es sencillo y te explico en la sesión como así también la forma de tomarlas y las dosis.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *